Advertencias

Quizá algo de lo que usted leerá en este sitio no acordará con algunas de sus más preciadas creencias. Ya sabrá cómo manejarlo, pero pienso que se gana mucho más leyendo algo que choca con sus creencias que algo que simplemente las apoya.

Si una persona, al sostener una creencia que le fue enseñada en la niñez o de la que fue persuadida más tarde, rebaja y echa a un lado todas las dudas sobre ella que brotan en su mente, evita a propósito la lectura de libros y la compañía de hombres que la cuestionen o la discutan, y ve como impías aquellas preguntas que no puedan contestarse fácilmente sin perturbarla, entonces la vida de esa persona es un único y largo pecado contra la humanidad.

William Clifford (1845 – 1879) The Ethics of Belief (1877).

Creo, ante todo, que nunca y en ningún caso se debe temer ser instrumentalizado por el poder y su cultura. Hay que comportarse como si esa peligrosa eventualidad no existiera. Lo que cuenta, antes que nada, es la sinceridad y la necesidad de lo que hay que decir. No hay que traicionarlo bajo ningún concepto, y mucho menos callando diplomáticamente por prejuicio.

Pier Paolo Pasolini (1922 – 1975)